Share

Qué hacer en tus primeras cuatro citas

Tener citas como un joven católico puede sentirse como caminar al borde de un abismo.

En la cultura moderna de “Netflix y relajarse”, quieres ser intencional respecto de poder conocer a la persona con quien estás saliendo. Pero en una cultura eclesial en donde las personas se vuelven locas por encontrar a su alma gemela a partir de los 22 años, querrás mantener las cosas un poco más tranquilas.

Entonces, ¿cómo encuentras el equilibrio? ¿Cómo tener una cita que sea intencional y tranquila?

Bueno, he aquí cómo puedes hacerlo en cuatro citas:

 

Primera cita: vayan a tomar un café juntos

El objetivo en la primera cita sería crear una oportunidad tranquila para poder conocerse mejor el uno al otro. El método de prueba y error (y error, y error, y error) me ha demostrado que la mejor manera de cumplir ese objetivo es ir a tomar un café juntos.

¿Por qué un café? Bueno, ir a degustar el menú del restaurante más elegante de la ciudad no es precisamente mi definición de tranquilidad. Encontrarse en una cafetería, en cambio, es perfecto.

Además, seguramente ya hayas navegado por el mar de los cafés durante tu vida. Ciertamente podrás llevar esto a cabo en presencia de tu potencial alma gemela (espera un momento, ¡tranquilízate!)

 

Segunda cita: compartan una comida

¡Felicidades por llegar a la segunda cita! Sobreviviste a la incomodidad inevitable sobre cómo saludar a tu cita por primera vez, y las cosas obviamente han ido lo suficientemente bien como para ameritar una segunda cita.

Tu objetivo en esta cita sigue siendo conocerse mutuamente. Es posible que, a menos que hayan sido amigos de antemano, todavía no sepan tanto el uno del otro.

Incluso si fueron buenos amigos, puede haber mucho valor en darse la oportunidad de conocerse en este nuevo contexto. Mi novia y yo nos conocíamos desde hacía nueve años antes de salir juntos, pero en las primeras citas, todo se sentía muy nuevo y muy diferente.

Es en este punto cuando estoy muy a favor de aumentar la apuesta un poco e ir a comer algo juntos. Sí, es algo ligeramente más formal, pero a esta altura ambos saben que pueden mantener una conversación durante más de treinta minutos.

Si las cosas siguen saliendo bien, tendrás la oportunidad de responder una de las preguntas realmente determinantes sobre si es tu alma gemela: ¿Es él o ella la clase de persona que está dispuesta a compartir el postre?

 

Tercera cita: Hagan algo juntos

Es hora de dejar de mirarse estáticamente a los ojos e ir a hacer algo. Quieres saber cómo es esta persona en diferentes situaciones. ¿Es aventurera? ¿Competitiva? ¿Artística? ¿Amante de la naturaleza? ¿Se opone totalmente a realizar cualquier clase de actividad física?

El mejor modo de descubrir esto, es haciendo algo juntos. Evita ir a ver alguna película y llévala a realizar algo que posibilite la conversación, visitar un museo, dar una caminata, jugar al bowling.

 

Cuarta cita: Haz algo que te sea importante

A medida que empiezas a analizar la posibilidad de entablar una relación romántica con la otra persona, la cuarta cita puede ser una gran oportunidad para introducir algo que sea muy importante para alguno de ustedes, o para ambos.

Para mí, un modo de practicar esto es encontrarse a la mañana e ir a Misa juntos. No sólo se incorpora algo que me es importante (mi fe), sino que también puedes continuar con el almuerzo.

Éste es solamente un ejemplo. Otros ejemplos pueden ser dirigirse a un comedor local porque ayudar a otros te es importante, o puedes organizar una actividad grupal donde tu cita pueda conocer algunas de las personas más importantes en tu vida: tus amigos.

 

Conclusión

Para el final de la cuarta cita, seguramente ya tendrás una muy buena idea sobre si te visualizas en una relación romántica con esa persona o no. Ahora depende de ti.

Para la quinta cita y las siguientes, el mejor consejo que te puedo dar, es que sigas siendo intencional. Sé creativo cuando planees las citas, hagan cosas que aún no hayan hecho y busquen crear oportunidades donde ambos puedan conocerse mejor.

Finalmente, no dejen de tener citas. He estado con mi novia por más de un año y todavía esperamos por los fines de semana para salir y compartir. Conozco parejas que han estado casados durante 20 años y las citas siguen siendo una parte importante de su relación.

Ojalá que tus primeras cuatro citas sean tan sólo el comienzo.

Related Resources

Feminidad Pura
By: Crystalina Evert
Masculinidad Pura
By: Jason Evert
Amor Puro
By: Jason Evert
Como Encontrar a Tu Alma Gemela Sin Perder Tu Alma
By: Jason & Crystalina Evert
Formando Adolescentes Puros
By: Jason Evert & Chris Stefanick
X