Share

Entretiempo del Super Bowl: el “atrevimiento” equivocado

Hace una semana contemplé boquiabierta, impactada y con el ceño fruncido a Jennifer López aparecer en el medio tiempo del Super Bowl para desempeñarse en el escenario, y ciertamente lo hizo. Vestida con la clase de ropa que deja poco margen a la imaginación, más el agregado de postes y “movimientos de baile” que no deberían ser vistos, el desempeño de Jennifer fue, de hecho, un baile poco decoroso.

Permítanme confirmar que no soy la clase de persona que define a otras mujeres con la etiqueta de “ramera” o “mujerzuela”. Esta clase de lenguaje es detestable, sexista, y ofensivo a todo el sexo femenino. Incluso si la mujer en cuestión fuese de moral escasa o nula, ni es productivo ni caritativo despellejarla de su dignidad humana insultándola con apodos. Lo que es productivo y caritativo es marcarles a otros que este no es el modo en que una mujer agraciada se comporta; se ha de condenar a ciertos “movimientos de baile”, comportamientos y lenguajes como ataques contra la verdadera feminidad. El resto de nuestra sociedad necesita escuchar a las mujeres más modestas, dignificadas y comunes de nuestro tiempo, que no celebramos un desempeño, observado por millones de personas, que cosifica a las mujeres.

Según un artículo de Elle, Jennifer aparentemente afirmó “El mensaje de valerte por ti misma, ser una mujer, eso quiero transmitir a las niñas, todo sobre ello, estén orgullosas de serlo. Estoy muy orgullosa con mi actuación de esa noche”.

Pero, ¿orgullosa de qué? ¿La habilidad de exponerte a ti misma delante de cada espectador de América? ¿Cómo es eso un aspecto integral de la feminidad? ¿Qué cosa de ese comportamiento es feminista y permite el empoderamiento? ¿Acaso las mujeres no han estado luchando durante años para poder ser respetadas, ser miembros estimados de la sociedad quienes sean apremiadas por lo que pueden contribuir intelectual y profesionalmente, más que sexualmente? ¿Y por qué tantas famosas en América se confinan a las etiquetas en las que los hombres las han colocado tradicionalmente, pavoneándose de ser objetos a disfrutar en lugar de ser consideradas iguales y dignas de ser consultadas?

Estaba furiosa y profundamente perturbada por lo que había visto en el medio tiempo, porque creo que todas las mujeres, donde sea que estén, deben ser valoradas por mucho más que por tan sólo su aspecto y su capacidad sexual. De hecho, creo firmemente que el sexo se cultiva preservándose ocultamente, más que revelándose descaradamente. Esta actitud es más o menos la postura de la Iglesia respecto de la sexualidad, y sostiene que los seres humanos son mucho más valiosos que un mero aspecto sexual al cual los catalogamos.

Me alejé del televisor con un silencio desaprobador, pero quería gritar sobre lo sucedido ese domingo. A mis hermanas en Cristo: si fueron también avergonzadas, mortificadas y enfurecidas por lo que el Super Bowl ha elegido mostrar como “entretenimiento”, continúen encarnando la luz y la gracia de la verdadera feminidad, especialmente en las vidas de los hombres que conocen. Hoy más que nunca, nuestra sociedad necesita desesperadamente los atributos de la feminidad auténtica que sólo ustedes pueden dar. Continúen valorando y protegiendo su dignidad innata y déjenla brillar para que todo el mundo la vea. Algunos de los grandes santos, por no mencionar a la más grandiosa santa, en la historia han sido mujeres, y su poder derivaba de su habilidad de decir a todas las cosas que Dios las llamó a ser.

Permítannos a nosotras, como mujeres, reflejar la luz de Cristo, y la feminidad perfecta e inmaculada de nuestra Santa Madre.

Related Resources

Feminidad Pura
By: Crystalina Evert
Masculinidad Pura
By: Jason Evert
Amor Puro
By: Jason Evert
Como Encontrar a Tu Alma Gemela Sin Perder Tu Alma
By: Jason & Crystalina Evert
Formando Adolescentes Puros
By: Jason Evert & Chris Stefanick
X